viernes, 21 de diciembre de 2007

Jesus Lizard - Goat (1991)



Jesus Lizard - Goat (1991)


El Grito de un borracho. El esputo de un energúmeno. El alivio de saber que todo lo que está soltando a la cara es verdad, pero nadie se había atrevido a decírtelo. Ésa es la sensación de enfrentarte a un disco de The Jesus Lizard. Porque los álbumes de la banda no se escuchan: se viven, se sienten.

Si existe el posthardcore como tal y no es sólo un grupo de bandas con una coctelera en la que se daban de golpes Sonic Youth, Minor Threat, Husker Dü, Big Black y The Birthday Party; si existe, digo, entonces The Jesus Lizard hicieron uno de los mejores discos del estilo.

Goat son nueve canciones en 30 minutos grabadas por Steve Albini. Aquí el de Chicago le dio al play y le salió la mejor de todas sus no-producciones. Una burrada de sonido portentoso, que abruma por el detalle y la fiereza de cada una de las notas, de cada uno de los golpes de batería. Monkey Trick, creo, es la canción de cabecera en la mesilla sonora del Electrical Audio Studio. Más incluso que cualquiera de las grabadas por Shellac.

Al frente de todo, aunque conscientemente sepultado en la mezcla final, David Yow, vocalista de The Jesus Lizard: utilizaba su garganta como si estuviera recitando una de las invocaciones a los señores del Caos que Michael Moorcock narraba en las crónicas de Elric. Como si alguien le estuviese echando agua en la garganta y la única manera de sobrevivir, de no ahogarse, fuera soltar las entrañas por la boca.

Goat es un disco para adorar, aunque la edad nos haya hecho más tranquilos y los arrebatos hormonales se nos hayan ido quedando en cada paso que dábamos. Goat es un disco que va desde la velocidad terminal de Nub (espléndido sonido el de sus guitarras) a la sobreactuación borracha de Seasick. Posiblemente no sea ni bello ni emotivo, en el sentido esencial de ambos términos. Pero sí es excitante, sí es disfrutable con cerveza en la mano, sí que te da ganas de darle de hostias al mundo para mejorarlo, para que despierte.

Quizás Karpis esté descolocada, quizás no pegue nada su indierock en el fantasmagórico mundo de Goat. Vale, apuntémoslo en el debe del álbum. Pero nadie puede resistirse a la brutalidad encantadora de Lady Shoes, digna de unos Mötorhead para el final del milenio.

A(rr)(g)o(ll)(t)ador.

Una última cosa. En los discos de The Jesus Lizard hay una parte fundamental: el cuello. El tuyo, el del oyente. Y el peligro que corres de que se te disloque.

-Put a comment , it's only i need, PLEASE

-Pon un comentario , es lo único que pedimos, POR FAVOR

10 comentarios:

Anónimo dijo...

..very nice noise :-)
Thanx

adgy dijo...

Thank you!

Anónimo dijo...

one of the best touch and go releases ever! great album.

Anónimo dijo...

awesome! thank you!

mesonim dijo...

( ⊙ _⊙)乃 Nice Album~

thx~ Good Luck for You~

Anónimo dijo...

ok, man gracias buen blog el tuyo te felicito

Anónimo dijo...

Por favor los links estan rotos podias hacerme el favor de arregarlos llevo mucho tiempo buscando discos de the jesus lizard y no he tenido mucha suerte por favor llevo tiempo escuchando que esta es una gran banda y quisiera comprobarlo

Anónimo dijo...

Los links no sirven,
ledsabbath66@yahoo.com

Anónimo dijo...

a la carta...

Anónimo dijo...

GGRaaacias por el rock