jueves, 15 de diciembre de 2011

Opeth - Damnation (2003)



Uno de los mejores trabajos de Steven Wilson en la producción, es sin duda, "Damnation" de Opeth: el disco con el que el grupo sueco se atrevió solamente a grabar canciones suaves, atmosféricas y melódicas. El tarea de Wilson no se concentró tras los controles únicamente; también grabo los pianos, mellotrones y escribió partes de las letras; y que decir de la evidente influencia en Opeth de su banda Porcupine Tree (los tonos de guitarra, las armonías vocales y la grabación vocal sobre todo). Resultado = Obra Maestra 

Mikael Akerfeldt con la cara de padre responsable y bueno que se carga, puede gruñir como un demonio y enseguida cantar suavemente, como si su voz flotara encima de las melodías. Sabíamos de su admiración por bandas psicodelicas y progresivas obscuras. Gracias a títulos como Master Apprentices o Blackwater Park descubrimos a tremendas bandas olvidadas. En este disco la influencia de Camel, King Crimson, Steve Hackett o Yes, hizo que reescucharamos viejas joyas. Este disco es un viaje muy bonito e intenso, increíblemente bueno.


Message to DMCA: There is no download link. It is only a review of an album that I like.