domingo, 15 de abril de 2012

La poesia es un arma cargada de futuro


Mis días de izquierda ya fueron; ya paso de leer y repetir religiosamente lo que dice Rius (un fanatico marxista9, Julio Hernández López y el Monero Hernández -el Fisgón y su charro negro, nunca me gusto lo suficiente-. De creer en un mundo mejor sin capital junto a mis camaradas. De movilizaciones para aparecer en la portada de la jornada y asaltar algunos comercios para robar papitas y refrescos (¡viva la congruencia!). De repetir consignas de grafiti. Pero me quedan un buen de canciones revolucionarias bellísimas



Maldigo la poesía concebida como un lujo,
cultural por los neutrales, que lavándose las manos
se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido,
partido hasta mancharse.

A huevo, los que no toman partido como yo, así si dan ganas de regresar.