martes, 15 de mayo de 2012

The Aztecs - Live (1971)




Billy Thorpe había conquistado los coranzoncitos australianos a base de excelente Rock & Roll y Beat ingles entre 1964 y 1967, año en que se retiro junto a su banda The Aztecs del panorama musical; según contaba el propio Billy la falta de dinero y problemas a causa de un cambio de residencia, le hicieron replantear y renacer a The Aztecs a inicios de los 70´s. "The Hoax Is Over" salió a la venta en 1971, un disco que tuvo criticas desfavorables, e incomprensión de cierta parte del publico; algo que se entiende un poco, si se toma en cuenta que ya no eran la banda Pop de trajes bonitos; el sonido de la banda cambio totalmente a uno mas bluesero, que no le tenia pavor a las canciones largas y riffs pesados; el aspecto de la banda también era distinto, pelos y barbas largas, camisas y pantalones de mezclilla, pero quizá la parte mas importante es la voz de Thorpe, aguda y con mucho sentimiento, muy inspirada (según yo) por Robert Plant.  

Este disco grabado en 1971, muestra a la banda con un sonido potentísimo, músicos en plenitud que suenan 3 veces mejor que en sus discos de estudio y que curiosamente no interpretan nada de esos discos. La inicial "Somebody Left Me Crying" deja sin respiración; inicia lenta, de forma hipnótica a cargo de un órgano excepcional, hasta dejar todo el sentimiento posible, siempre marcado por la voz de Billy Thorpe que aun sigue doliendo.

 "Time to Live" es puro rock pesado, una salvaje furia sale de la guitarra de Thorpe, el riff es irresistible. Nada que envidiar a paisanos duros como Buffalo, Ash o Los Masters Apprentices.El 1,2 seguro...

 Sigue un clásico “Be Bop A Lula” . Es interesante saber que Thorpe no se despega de sus raíces, aunque la versión es actualizada a lo que hacia en 1971. En algún momento recuerda a Slade!

 Finaliza con "Momma", aunque al parecer el concierto no esta completo, se oye una interrupción clara al final de “Be Bop..” y el inicio de "Momma", uno de los clásicos del rock australiano de principios de los 70´s, con el demencial riff que se repite hasta el cansancio; en esta presentación se divide en tres partes, la segunda es un solo de batería que llega a fastidiar (lo cierto es que nunca he sido fanático de los solos de batería).