sábado, 12 de mayo de 2012

Bolder Damn - Mourning (1972)




Por alguna razón que no recuerdo, hace unos 6 años deje de frecuentar los foros de Mentes de Acido y pese a estar durante mucho tiempo enganchado en esas recomendaciones, discusiones, etc. de usuarios como el Tyranosaurio, Jano, Power of Zeus, Tapiman, Cesare, Sugar Magnolia y otros que no logro recordar a la primera. Eso sin contar la pagina principal, Mentes de Acido, el autentico E-zine de psicodelia y derivados en español, no hay (ni habrá) otra revista electrónica que se le iguale en calidad en cuanto a reseñas, artículos y recomendaciones culturales varias. Posiblemente mi interés musical cambio hacia otras cosas y las visitas que al principio eran obligadas fueron disminuyendo. . 

Así que hace algunos meses cuando quise visitarla de nuevo, resulto que la web falleció y el foro ha desaparecido. ¡El Horror! 

Y como hay reseñas que son diamantes en bruto, reseñas que son discretas y educadas; pura humildad, pues están bien escritas. Ejemplo de ello son las kilométricas revisiones del Tiranosaurio.
_________________________________________________________________________________


La historia de inicia en el año 1965, Fort Lauderdale, dos hermanos estaban a punto de ser convertidos a la “British Invasión”. Glenn Eaton ( de 13 años ) y Robert Eaton ( de 10 años ) sintieron un temprano e intenso interés por la nueva musica que llegaba de Gran Bretaña, asediando las costas americanas como nunca se había visto antes. Glenn se dedicó a practicar con la guitarra y, poco después, Robert le siguió. Su madre les cedió el garaje para que practicaran sin molestar a nadie.

En 1966, después de un año de clases formales, Robert se dio cuanta que lo suyo no era la guitarra, así que decidió pasarse a la batería. En su primera clase, Robert pidió a su profesor de batería que le enseñara a tocar el clásico del Surf-Rock “Wipe Out”, a lo que el profesor se negó insistiendo que esa no era la forma como él enseñaba. Siguió una discusión entre ambos y así terminó la primera y única clase formal de Robert Eaton. Se convirtió en autodidacta, lo cual es extraordinario considerando el grado de habilidad que alcanzó años después. En 1967 Glenn y Robert hicieron amistad con Jon Anderson, otro vecino también músico. Los tres congeniaron inmediatamente y decidieron formar lo que sería el alma de Bolder Damn. Jon como cantante solista y, de vez en cuando, guitarra rítmica. Glenn Eaton a la guitarra solista y los coros y Robert Eaton a la batería y los coros.

Era frecuente, a ese nivel, que los músicos llegaran y se fueran con inquietante regularidad. El teclista Marc Gaspard se unió al grupo en 1968, y trajo consigo a Dean Noel al bajo. Fue en ese momento cuando el grupo desarrolló una visión y una dirección musical de la que carecía previamente. Ahora estaban en camino del siguiente paso a convertirse en una banda “de verdad”.

1968 vio como Bolder Damn avanzaba hacia ese siguiente nivel. Sus aptitudes mejoraban, tanto individual como colectivamente. Como resultado, la banda comenzó a conseguir más y más actuaciones, tocando con mucho gusto donde y cuando quiera que podían. También tuvieron que actuar gratis en conciertos, contentandose con el hecho de que su única paga fuese que su reconocimiento aumentase. En la auténtica tradición del Rock and Roll, ellos estaban pasando su bautismo de fuego, siguiendo adelante con entusiasmo, alentdos por el mejorado sonido y su creciente popularidad. La idea de ser una banda profesional se estaba convirtiendo en más una realidad y menos una fantasía. El hecho de que Roger Eaton, el primo de Glenn y Robert, fuese el bajista de los Blues Magoos, parecía hacer el objetivo aún más alcanzable.

Dean Noel dejó la banda en 1969 y fue reemplazado por Ron Reffrett al bajo y los coros. Afortunadamente para la banda, fue una transición adecuada ya que Ron era un verdadero profesional que se adaptó al grupo perfectamente. En una pocas semanas ya actuaban en cualquier sitio que les propusieran. La banda continuaba mejorando y se convirtió en una de las bandas locales más populares a la que se comparaba con NRBQ, Wayne Cochram, The C.C.Riders o Blues Image. Bolder Damn, por aquellos años, embelezaba a la audiencia con sus versiones impecables de temas como “When the music´s Over” o “The End” de The Doors así como “In-a-gadda-da-vida” de Iron Butterfly. Pronto, Bolder Damn comenzó a actuar en recintos mayores e hizo de teloneros de artistas de la talla de Ted Nugent and Ambos Dukes, Alice Cooper o MC5.

En 1971, Marc Gaspard dejó Bolder Damn para dedicarse a la música clásica. Antes de intentar siquiera reemplazarlo, la banda decidió moverse en una nueva dirección. Su sonido se volvió más duro y guitarrero influenciado por bandas como Grand Funk Railroad, The James Gang o Black Sabbath. Aquel cambio en la dirección musical fue bien recibido, tanto por la audiencia como por los críticos musicales.

La banda comenzó a interpretar material original en 1971, pero seguían con las versiones que les habían hecho destacar de las demás bandas y les dado fama en su localidad. A medida que su material original aumentaba comenzaron a crecer artísticamente llegando, incluso, a desarrollar un elaborado show escénico para acompañar a su recién escrito material. “Dead Meat”, que con el tiempo se convirtió en el punto culminante del L.P. “Mourning” era una fantástica y horripilante pesadilla musical que, interpretada en vivo, dejaba a la audiencia hipnotizada. En el show escénico se podía ver como un grupo de siniestras figuras vestidas con túnicas negras destripaban a Jon Anderson en pleno escenario, ante una estupefacta y horrorizada audiencia. Luego, arrojaban su corazón a la horrorizada multitud que lanzaba alaridos. El corazón era en realidad un corazón de ternero empapado en sangre de “pega” unas veces o un poco de hígado, o cualquier cosa que pudieran conseguir de camino al show, otras. Luego, el resto de la banda participaba bebiendo su sangre (en realidad zumo de frutas de color rojo) antes de llevarse el “cadáver” de Jon del escenario, y todo eso mientras la música, luces, humo y fuego continuaban a pleno poder. El “cadáver” de Jon, convenientemente maquillado, era sacado de nuevo a escena, esta vez en un féretro diseñado especialmente para el show. Desde él, Jon continuaba con su actuación gritando a la asombrada audiencia “¡ mirad lo que me han hecho porque no pienso como ellos..!”.

En aquellos años las audiencias aún no habían sido expuestas a los shows de Alice Cooper o a la locura de Ozzie Osborne y los shows escénicos y el show de Bolder Damn aera único y memorable. La reacción de la audiencia era increíblemente positiva y los fans del grupo, hambrientos de más, comenzaron a exigirles un disco. Esas peticiones, al final, dio como resultado “Mourning”. La calidad de la música y el show escénico de la banda llamó la atención de varias compañías discográficas importantes e, incluso, estaban en curso las negociaciones para lanzar a la banda, pero fueron fatalmente interrumpidas por la llamada del ejecito norteamericano. Aquel fue el final de un sueño, Bolder Damn terminó como grupo dejando, como único recuerdo de su paso por los escenarios, su álbum “Mourning”, que aún perdura resistiendo firme como testamento al duro trabajo, la tenacidad, imaginación y el talento de Jon, Robert, Ron y Glenn.



“Mourning” el álbum.





El álbum “Mourning” es una notable hazaña en muchos aspectos. A medida que aumentaba el material original de la banda la idea de grabar un álbum pasó del reino de la fantasía a la realidad. Como muchos grupos sin un contrato discográfico con un sello importante, su única opción era pagar un estudio por tiempo de grabación y editar una pequeña cantidad de ellos. Por tanto, el grupo juntó sus ahorros y en Junio de 1972 entraron en un estudio de grabación listos para grabar “Mourning”. ¡ El álbum fue grabado en unos cuatro horas!. La mayoría de los temas fueron grabados “en vivo” con pocos o ningún “over dubbing”.
Una euforia juvenil recorre la primera cara del disco, la cual contenía los temas “BRTCD”, “Monday Mourning”, “Rock On”, y “Find a Way”. Se informó a la banda que no tenían suficiente material para la prierma cara y necesitaban otro tema. “Got that Feeling” se escribió allí mismo, en el estudio, y fue intercalada entre “BRTCD” y “Monday Mourning”. Teniendo en cuenta que, por regla general, aunque hay excepciones, para la grabación de un álbum se necesitan hasta varios meses de trabajo de estudio, “Mourning” es un caso realmente asombroso. Las cintas analógicas originales de “Mourning” desaparecieron hace ya mucho tiempo. Todo esfuerzo por encontrarlas a resultado inútil. El vinilo y el Cd han sido creados por BDE a partir de la colección musical personal de Glenn Eaton en colaboración con Bolder Damn. Originalmente se imprimieron tan sólo 200 copias de “Mourning”, convirtiéndolo en uno de los más raros y excepcionales discos de coleccionista que existen.

Bolder Damn son:

GLEN EATON : Guitarras, coros y Voz Solista en “Monday Mourning”
ROBERT EATON : Batería y percusión.
JON ANDERSON: Cantante Solista.
RON REFFETT : Bajo, Coro y Voz Solista en “Monday Mourning”
TEMAS

1.- BRTCD – 02:53
2.- Got That Feeling – 03:25
3.- Monday Mourning – 03:02
4.- Rock On – 04:37
5.- Find a Way – 04:37
6.- Breakthrough – 03:20
7.- Dead Meat – 15:53

Todos los temas escritos y arreglados por BOLDER DAMN.
Ingeniero de Grabación : John Archer
Mezclas : Glenn Eaton y John Archer
Producido por Bolder Damn.

1.- BRTCD
“Brtcd” es el tema que abre el álbum con un riff bastante rock´n´rollero, el sonido del grupo está dominado por una guitarra de sonido bastante agudo y moderada saturación y una batería con un estilo de caja y platillo muy del estilo de finales de los sesenta, probablemente un a Pearl. El bajo en la producción a quedado en un segundo plano, con un sonido limpio y contenido. La voz del cantante tienen personalidad y canta con oficio. El tema y el sonido estaría en la línea de grupos como Grand Funk Railroad o Iron Butterfly pero con un lado psicodélico más acusado. Un solo de guitarra con efecto wah wah ayuda a acrecentar ese lado psicodélico del grupo. El tema es muy pegadizo y con un estribillo de los que enganchan enseguida.

2.- Got That Feeling
“Got that Feeling” tiene otro riff tomado prestado del rock´n´roll clásico per pasado por el filtro hard psicodélico de Bolder Damn. Tema de estrofas directas y movidas con un estribillo de esos que se tatarean a los dos segundos. El sonido de las guitarras es puro rock´n´roll, lleno de feeling. El cantante se defiende con solvencia. La batería continúa con su buen juego de caja y charles, crash o ride ligero. El bajo se limita a marcar el riff y de vez en cuando improvisa sus propias líneas, pero muy poco.

3.- Monday Mourning
Monday Mourning es otro tema de puro rock´n ´roll con un buen trabajo de dobles guitarras marcando el riff pegadizo y esa voz de Jon Anderson que le da un toque de finales de los sesenta. Solo de guitarra con feeling pero corto. Estribillo machacón, pegadizo, de los que hacen que la audiencia participe al instante.

4.- Rock On
“Rock On” nos regala otro nuevo riff lleno de rock´n roll por lo cuatro costados y poseedor de un estribillo realmente excelente, de lo mejor del álbum, muy melódico y con un ligero cambio de tono que engancha y emociona. Improvisaciones de guitarra con mucho feeling. La batería en su línea, mucho juego de caja y platillos. Solo de guitarra con un sonido saturado y ácido que le confiere un sonido psicodélico. Un tema que engancha, perfecto para single. El cantante hace una buena labor en el estribillo.
5.- Find a Way

“Find a Way” continúa la línea de temas cortos, directos, con pocos cambios de tiempos y tonalidad pero con melodías pegadizas y de las de “directamente al estribillo”. Estribillo repetitivo de los que se recuerdan fácilmente. Buenas armonías vocales y buen trabajo de batería. Solo de guitarra es su línea de puro rock and roll con sonido psicodélico y partes melódicas. Excelentes improvisaciones de batería. Guitarra y bajo marcan el riff, esta vez, una sola guitarra. El bajo en la producción a quedado un poco deslucido pero en este tema hace un excelente trabajo. Coros en el estribillo, muy comercial. Otro tema para single.

6.- Breakthrough

“Breakthrough” se abre con el sonido de ráfagas de ametralladoras, explosión de bombas y caos generalizado, el sonido de una guerra. Luego este sonido va pasando, poco a poco, a segundo plano y entra la banda en pleno con una línea vocal y unos riffs que son puro rock´n ´roll. El estribillo es muy pegadizo y toda la banda hace coros en el mismo con un efecto excelente. El cantante trata de darlo todo en este tema, canta con más fuerza y energía que nunca. Solo de guitarra en su línea, corto, sonido saturado y con una base de bajo que improvisa sus propias líneas. El riff de bajo y guitarras en las estrofas es realmente enganchable, y el estribillo está muy logrado, muy melódico. Parece un tema de finales de los 60´s.

7.- Dead Meat

“Deat Meat” es la obra maestra de este álbum. Se abre con un punteo de guitarra, sobre una base rítmica de bajo batería, lleno de melodía oscura, tétrica, con el sonido distorsionado y ácido de costumbre. En las estrofas, las líneas vocales son cantadas por Jon Anderson de una forma que recuerda un poco al posterior Alice Cooper acompañado tan sólo por el riff de bajo, la batería y unos suaves acordes de guitarra sin saturación, limpios. En el estribillo la guitarra vuelve a tocar sus líneas solistas, esa melodía oscura y melancólica del comienzo. Su estructura se repite durante todo el tema, lo único que varía son las partes solistas dónde la guitarra varía la melodía según improvisa. En un momento del tema toda la banda se detiene para dejar al batería que se exprese a gusto durante unos breves 30 segundos mientras el resto de la banda le anima con gritos y alaridos. Entonces se produce un cambio de tiempo y la banda ataca con un riff realmente de puro hard rock o proto metal, muy en la línea de Black Sabbath. Con este riff como base el guitarra improvisa un breve solo, muy logrado, con un sonido más poderoso y distorsionado que nunca, pero, a la vez, limpio y claro. Hay una breve interrupción, toda la banda se detiene como si hubiese llegado el final del tema. Pero unos redobles de batería nos adentran en un nuevo paisaje sonoro. Unos acordes de dobles guitarras, con eco, muy melódicos, nos introducen en un tema dentro de otro tema. Un riff poderoso, machacón, muy metálico, y el cantante que se destapa con una voz realmente poderosa, cantando en un tono más alto de lo habitual, gritando sus líneas, frenético. Entonces se produce un breve solo de batería al que siguen unas risotadas tétricas que nos introducen en un nuevo cambio de tiempo, esta vez el batería y el bajo son los que marcan el nuevo riff, sosegado pero con ese tinte oscuro, luego entra la guitarra y ese efecto siniestro se acrecienta. Luego entra Jon Anderson, esta vez cantando más relajado, pero con igual buen hacer. El nuevo riff es realmente excelente, muy Doom y oscuro, muy “Sabbathico”. Ya llevamos 10 minutos de tema y sólo estamos en la mejor parte, aquí el sonido está muy logrado, potente, oscuro.

Sin lugar a dudas el mejor tema de todo el disco y uno de esas canciones que su sóla escucha bien vale la compra de todo el álbum. Finaliza con un cambio de tiempo dónde la batería marca un ritmo lento, fúnebre, acompañada tan sólo por una tétricas notas de guitarra a los que siguen unos potentes acordes llenos de distorsión ácida que cambia la atmósfera tranquila y nos lleva con este nuevo riff oscuro hasta el final del tema, con improvisaciones de batería y bajo con el sonido, de fondo, de ráfagas de viento que incrementan, excelentemente, la atmósfera oscura y tétrica de este gran tema, muy en la línea de Black Sabbath, los Flower Travelling Band del “Satori” o los “The Flow” en su línea más oscura.